25 d’agost de 2012


A LORENZA, ANTES DE SABER SU NOMBRE

Memoriza días, pero sucede que los confunde y le confunde su paso.
Y el paso de los días, confunde los suyos.
Y sus pasos, se confunden entre la esquiva lucidez y la crueldad de la evidencia. 
Y la evidente crueldad, le conduce hasta la rabia y la lágrima.
Y las resecas lágrimas, entretejen un mantón de olvido.
Y el nocivo olvido, le contagia cobardía y miedo.
Y el maldito miedo, borra sus pasos del último día memorizado. 

                                                                           Txema Anguera



1 comentari: